Durante la enfermedad se pasan por diferentes fases y en cada una de ellas se puede pasar por diferentes momentos, inicialmente de shock o incredulidad para poco a poco ir adaptándose a la situación de enfermedad, poniendo en marcha los recursos necesarios para ir haciendo frente a las diferentes demandas de cada momento de la enfermedad como son el diagnóstico, hacer frente a los tratamientos, la fase de supervivencia una vez finalizados los tratamientos y controlada la enfermedad en la que hay que aprender a convivir con los posibles efectos secundarios de los tratamientos y los cambios a nivel físico, emocional, psicológico, social y espiritual, el temor a las recidivas una vez superada la enfermedad, las revisiones periódicas...

Al principio todo parece desmoronarse, la percepción de la situación es tan amenazante y los recursos son percibidos como insuficientes y esta situación genera un gran sentimiento de indefensión y sufrimiento que creen que no serán capaces de superar, sin embargo a medida que se va avanzando en el proceso van adquiriendo recursos y van recuperando la percepción de control y la fuerza necesaria para hacer frente a todas y cada una de las dificultades.

A menudo, desde el diagnóstico y durante el proceso de los tratamientos, no queda apenas tiempo para reflexionar o para conectar con el significado de la vivencia de lo que está sucediendo y, a menudo, al terminar el proceso, es cuando aparecen los miedos, los sentimientos de tristeza, de inadecuación, etc... y cuando tenían la expectativa de sentirse mejor, es cuando más necesidad de ayuda precisan. De ahí la importancia de la prevención y del acompañamiento y soporte emocional durante todo el proceso, para disminuir los factores de riesgo de complejidad una vez finalizado el proceso.

Ainhoa Videgain, psicooncóloga

Grupo de impacto

El grupo de impacto es un grupo psicoterapéutico que acoge a personas recién diagnosticadas de cáncer de mama o que están en fase activa del tratamiento oncológico. Se realiza una dinámica grupal que incluye técnicas cognitivo- conductuales, psicología positiva y terapia conductista de tercera generación (ACT).

Tiene una frecuencia mensual, de hora y media de duración. El objetivo es disminuir el impacto que supone el diagnóstico y el tratamiento oncológico en las pacientes, favorecer una adecuada adaptación emocional durante el proceso oncológico, promover  herramientas de afrontamiento y manejo de las diversas emociones que surgen en esta fase de la enfermedad así como prevenir la traumatización en favor del crecimiento personal. 

Grupo de largas supervivientes

El objetivo del grupo de terapia para mujeres que han finalizado los tratamientos esta dirigido a aquellas personas que en esta nueva etapa se han encontrado con dificultades de adaptación a su vida habitual así como dificultades en el procesamiento emocional de todo lo vivido.

Dirigido hacia el crecimiento postraumático, es una terapia basada en el enfoque de la Psicología positiva. Es necesaria la implicación emocional y el compromiso grupal.

Grupo de recidivas

El grupo de terapia para mujeres que se encuentran en un momento avanzado de su enfermedad oncológica tiene el objetivo de acompañar emocionalmente a las mujeres que se encuentren en este proceso, ayudándolas a manejar las dificultades emocionales asociadas, desde el enfoque psicológico de la búsqueda del sentido, para transformar esta experiencia de vida en una experiencia significativa y con sentido, fomentando la calma, el equilibrio emocional, la esperanza y el bienestar psicológico.