La respuesta psicológica que se da ante una noticia de cáncer de mama está modulada por numerosos factores que giran alrededor de las circunstanciales vitales, sociales, ambientales en las que sea recibida la noticia. En general, las mujeres que reciben un diagnóstico de cáncer de mama hablan de un shock inicial, desconcierto e incredulidad acompañado de la idea de muerte inevitable.

La finalización de los tratamientos es una de las etapas más duras del proceso de enfermedad. Momento donde la responsabilidad pasa del personal sanitario al propio paciente y surgen temores, miedos y dudas; “¿Estoy curada?” “¿Habrá quedado algo?” ¿Volverá a aparecer?” “Debo estar alerta” “¿Volveré a ser capaz de asumir todos los roles que tenía?”.

Desde la experiencia clínica en Ágata, uno de los factores que predicen un buen ajuste a la enfermedad es el adecuado afrontamiento previo de otras pérdidas y/o situaciones de estrés vital. Presentar salud mental y satisfacción vital previa, por lo general predicen una buena adaptación.

La pérdida de salud, de la propia imagen y de la vida habitual son las mayores pérdidas que las mujeres con cáncer de mama deben asumir. Estas pérdidas, aunque temporales muchas de ellas, generan un gran impacto en la mujer generando sentimientos de inutilidad, incapacidad y / o fracaso. Ayudar a la mujer a retomar un cierto control sobre su cuerpo y sobre su vida, incluso durante el tratamiento, facilita la liberación de estas emociones.

Grupo de impacto

El grupo de impacto es un grupo psicoterapéutico que acoge a personas recién diagnosticadas de cáncer de mama o que están en fase activa del tratamiento oncológico. Se realiza una dinámica grupal que incluye técnicas cognitivo- conductuales, psicología positiva y terapia conductista de tercera generación (ACT).

Tiene una frecuencia mensual, de hora y media de duración. El objetivo es disminuir el impacto que supone el diagnóstico y el tratamiento oncológico en las pacientes, favorecer una adecuada adaptación emocional durante el proceso oncológico, promover  herramientas de afrontamiento y manejo de las diversas emociones que surgen en esta fase de la enfermedad así como prevenir la traumatización en favor del crecimiento personal. 

Grupo de largas supervivientes

El objetivo del grupo de terapia para mujeres que han finalizado los tratamientos esta dirigido a aquellas personas que en esta nueva etapa se han encontrado con dificultades de adaptación a su vida habitual así como dificultades en el procesamiento emocional de todo lo vivido.

Dirigido hacia el crecimiento postraumático, es una terapia basada en el enfoque de la Psicología positiva. Es necesaria la implicación emocional y el compromiso grupal.

Grupo de recidivas

El grupo de terapia para mujeres que se encuentran en un momento avanzado de su enfermedad oncológica tiene el objetivo de acompañar emocionalmente a las mujeres que se encuentren en este proceso, ayudándolas a manejar las dificultades emocionales asociadas, desde el enfoque psicológico de la búsqueda del sentido, para transformar esta experiencia de vida en una experiencia significativa y con sentido, fomentando la calma, el equilibrio emocional, la esperanza y el bienestar psicológico.