La radioterapia es una terapéutica muy utilizada en el cáncer de mama, se puede decir que mas del 80% de las pacientes la recibirán. Una de sus indicaciones principales es después de la cirugía, sea tumorectomía o mastectomía. Hasta hace unos años era necesaria la administración de 25-30 sesiones diarias de radioterapia con unos resultados excelentes, tanto en cuanto a control local como de supervivencia. Este tratamiento, generalmente, era bien tolerado por las enfermas pero era muy pesado, porque después de la cirugía y de los 6 meses de quimioterapia se añadía el mes y medio más de desplazamientos diarios en el hospital por la radioterapia. Los avances tecnológicos de los últimos años nos permiten poder precisar mucho mejor los tratamientos y disminuir la duración de los mismos.

Avances tecnológicos

Los aceleradores de radioterapia y los sistemas de cálculo de dosis actualmente son muy sofisticados y nos permiten

  • Modular la intensidad de la radiación: adecuar el haz radiactivo a la anatomía de cada paciente de forma muy cuidadosa.
  • Sincronización respiratoria: irradiar sólo en un momento determinado del ciclo respiratorio.
  • Verificación: los aceleradores actuales pueden hacer un TAC o una radiografía en el mismo momento de la irradiación.
  • Irradiación intraoperatoria: irradiar dentro del quirófano con un acelerador especial miniaturizado.

Los dos primeros puntos son especialmente importantes para las pacientes con cáncer de la mama izquierda, que hayan recibido quimioterapias o tratamientos biológicos que lesionan el corazón, o que tienen antecedentes de enfermedades cardíacas. Irradiando en inspiración profunda conseguimos separar la mama del corazón y así es mucho más fácil protegerlo. La verificación permite a los médicos comprobar en el momento de hacer el tratamiento que se está irradiando el volumen deseado aumentado la precisión. La irradiación intraoperatoria permite sustituir las diversas sesiones diarias de irradiación para una única sesión de unos minutos dentro del quirófano.

Irradiación con menos sesiones

La aplicación de toda esta tecnología ha permitido aumentar la dosis diaria, disminuyendo el número de fracciones y así poder ofrecer unos tratamientos más cortos y cómodos para las enfermas. Desde hace unos años varios estudios han demostrado que repartiendo la dosis en 15 sesiones diarias se obtienen los mismos resultados que con 6 semanas de tratamiento, tanto en enfermas jóvenes como en las no tan jóvenes, en las que necesitan irradiación de los ganglios como en las que no lo necesitan, tras tumorectomía o mastectomía e incluso en aquellas en las que se ha hecho una reconstrucción mamaria. Es decir las 15 sesiones son el estándar actual en el cáncer de mama. Pero esto no termina aquí, este mes de Mayo se ha publicado un estudio con más de 4.000 enfermas que demuestra que también es posible hacerlo en 5 sesiones, es decir en una semana se puede hacer todo el tratamiento. Como cualquier novedad, este cambio necesitará un cierto tiempo para estandarizarse, pero en un tiempo no muy lejano el nuevo estándar de irradiación del cáncer de mama serán las cinco sesiones.

Irradiación intraoperatoria

En el 25% de las enfermas no es necesaria la irradiación de toda la mama, sólo hay que tratar la zona donde estaba localizado el tumor, es lo que se denomina irradiación parcial de mama. Este tratamiento se puede hacer con los medios tradicionales como los aceleradores o la braquiterapia y habitualmente se administran unas 10 sesiones diarias de tratamiento.

Disponer de aceleradores miniaturizados instalados dentro del quirófano permite que tras la tumorectomía, antes de que el cirujano cierre la herida, el oncólogo radioterápico irradie con total precisión la cavidad donde estaba el tumor. Este procedimiento tiene una duración de unos 45 minutos y sustituye a toda la irradiación. En aquellos casos que el análisis microscópico posterior de la pieza quirúrgica, demuestra que la enferma no es candidata a irradiación parcial, no es ningún problema, ya que el tratamiento se puede completar con el acelerador dando una dosis inferior. Desde hace unos años en Cataluña disponemos de estos dispositivos en diversos centros.

Irradiación de las oligometástasis

Finalmente, todos estos avances tecnológicos también los podemos utilizar en aquellas enfermas en fases más avanzadas de la enfermedad. Cada vez más, los médicos somos capaces de descubrir las llamadas oligometástasis, es decir diagnosticar la enfermedad en fase IV cuando tiene muy pocas localizaciones metastásicas, en las que los tratamientos como la cirugía o la radioterapia pueden ofrecer una curación. Ya no es raro operar o irradiar una enferma porque tiene una localización cerebral o pulmonar, con lo que se consigue aumentar su supervivencia.

En conclusión podemos decir que las novedades en radioterapia en los estadios precoces consisten en la disminución. Estamos disminuyendo el número de sesiones y disminuyendo el volumen de irradiación con lo que se consigue aumentar la calidad de vida de las enfermas. Por el contrario, en las enfermas en estadios avanzados la novedad es el aumento, estamos aumentando el número de enfermas que se tratan con finalidad curativa y conseguimos aumentar su supervivencia.

linea nena1

NOMBRE

Mi nombre es Manuel Algara López, doctor en Medicina y Cirugía por la Universitat Autònoma de Barcelona y especialista en Oncología Radioterápica.

Me formé como especialista en el Hospital de la Esperanza, pasé una temporada en CRLC Val de Aurelle de Montpellier, posteriormente trabajé en el Hospital Clínic de Barcelona y después volví al Hospital de la Esperanza, donde llegué a ser Jefe de Servicio. En Mayo del 2017 el Servicio de la Esperanza se trasladó al Hospital del Mar y desde entonces desarrollo mi tarea principal en este Hospital. Desde hace muchos años también me dedico a la docencia y actualmente soy Profesor Agregado de la Facultad de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona y coordinador de la asignatura de Diagnóstico por la Imagen y Radioterapia.

Dentro de la oncología radioterápica, me dedico especialmente al cáncer de mama desde que acabé la residencia y he puesto en marcha varios programas de radioterapia, centrados siempre en aumentar la calidad de la vida de las enfermas. Así con los compañeros y compañeras del Hospital del Mar hemos puesto en marcha, la irradiación con fracciones semanales para las enfermas grandes, las técnicas de hipofraccionament para reducir las sesiones de radioterapia, la irradiación parcial de mama y el mas reciente la irradiación intraoperatoria.

Colaboro con el Grup Àgata en diversos programas y eventos para mujeres con cáncer de mama.

Manuel Algara López
Oncologia Radioterápica
Col 20226
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@Algara_M