AnDieMusik02

Du holde Kunst, in wieviel grauen Stunden,
Wo mich des Lebens wilder Kreis umstrickt,
Hast du mein Herz zu warmer Lieb entzunden,
Hast mich in eine beßre Welt entrückt!

Oh, arte estimado, en cuantas horas inciertas,
cuando el cruel ciclo de la vida me asediaba
has encendido con cálido amor mi corazón,
me has conducido a un mundo mejor!

Así comienza la canción An die Musik [A la música], de Franz Schubert. Escuchamos música, siempre. Escuchémosla también durante estas semanas de confinamiento, este tiempo de incertidumbre que nos está poniendo a prueba a todos. ¿Cuá? La que nos apetezca en cada momento. No se me ocurre ningún motivo, ni durante el confinamiento, ni antes ni después para escuchar música que no nos apetezca. Pero las opciones son tantas que a veces no sabemos ni qué elegir; como nuestro estado de ánimo va cambiando, os hago cinco propuestas para cinco momentos diferentes. Y, quién sabe, quizás estirando de estos hilos haréis vuestras propias listas.

Si queréis que os hagan sonreir

La flauta mágica tiene dos cualidades que la sitúan entre las óperas más queridas por el público: no sobra ni una nota de su música maravillosa y hace sonreír. El argumento de esta ópera es un cuento de hadas. No falta una princesa en peligro, un príncipe dispuesto a salvarla, el compañero que le ayudará a hacerlo, una reina malvada, peligros y difíciles pruebas. Si estáis pensando que ya no tenéis edad para cuentos, pensad que suele tener diferentes lecturas, así que tomad la que más os guste y disfrutad de cada escena. He aquí una de las mejores versiones que se ha hecho en los últimos años, el primer acto i el segundo. En total no llega a una hora y tres cuartos, más o menos, como una película en el cine.

Si estáis en un momento contemplativo

Imaginad la Provenza en primavera, tibia y perfumada. Imaginad también la paz de un monasterio, el silencio. No podemos ir físicamente, pero sí con el espíritu; sólo tenemos que entrar en la web neumz.com y escuchar los cantos gregorianos de las monjas de la Abadía de Notre-Dame de Fidélité. Neumz es un proyecto gigantesco que se acaba de presentar: la grabación del repertorio gregoriano completo, es decir, de los miles de cantos que abarcan los tres años litúrgicos. De momento, podemos escuchar las primeras piezas publicadas y adentrarnos en la serenidad que se respira en el monasterio.

Si añoráis las excursiones

Ludwig van Beethoven reflejó su amor por la naturaleza y los largos paseos en su sexta sinfonía, conocida como Pastoral. Esta obra es un buen ejemplo de música programática, es decir, de música instrumental en la que se cuenta una historia o se describen situaciones. Fijaos en los nombres de los cinco movimientos: 1. Despertar de alegres sentimientos al llegar al campo. 2. Escena en el arroyo. 3. Alegre reunión de los campesinos. 4. Rayos y truenos. Tormenta. 5. Canto de los pastores. Sentimientos de alegría y gratitud después de la tormenta. Ya que no podemos hacer las excursiones que nos gustarían, hagámoslas musicales, por cortesía de Beethoven.

Si tenéis poco tiempo

El confinamiento ha hecho que algunos tengamos mucho tiempo libre, pero otros trabajamos más horas que nunca. Si sólo podéis dedicar unos minutos a escuchar música, escuchad canciones, píldoras de música tan magnífica como el resto de sugerencias. Por ejemplo, una por si queréis que os hagan sonreír, Der Knabe und das Immlein [El muchacho y la abeja], de Hugo Wolf; es el diálogo entre un muchacho enamorado y tímido y la abeja que vuela despreocupada del jardín del chico al de la chica. O, si estáis en un momento contemplativo, Morgen [Mañana], de Richard Strauss, que empieza diciendo: "Y mañana volverá a lucir el sol". O, si añoráis las excursiones, Das Wandern [Caminar], de Franz Schubert, que nos habla, com dice el título, del placer de caminar.

Si os gusta que os sorprendan

Los auditorios de música clásica y ópera están haciendo un esfuerzo para compartir en sus webs conciertos y funciones, ahora que todos los auditorios están cerrados; aquí tenéis tres de las muchas iniciativas, todas ellas gratuitas. La primera nos lleva a Nueva York, porque la Metropolitan Opera presenta cada día una ópera diferente, que está disponible durante veinticuatro horas; en su web está la programación de la semana en curso y la siguiente. Con la segunda iniciativa viajamos a Múnich; la Ópera de Baviera ofrece cada semana el “Concierto de los lunes”, que está disponible durante un par de semanas. Finalmente, no nos movemos de casa, ya que en la web Agenda clàssica se propone cada dia un concierto o una función de ópera o de danza; los enlaces están disponibles indefinidamente.

Oft hat ein Seufzer, deiner Harf' entflossen,
Ein süßer, heiliger Akkord von dir
Den Himmel beßrer Zeiten mir erschlossen,
Du holde Kunst, ich danke dir dafür!

A menudo un suspiro surgido de tu arpa,
un dulce y sagrado acorde tuyo,
me ha transportado al cielo de los tiempos felices.
Oh, arte estimado, te doy las gracias!

Esta es la segunda y última estrofa de An die Musik. ¡Disfrutad de la música!

linea nena1

NOMBRE

Doctora ingeniera de Telecomunicaciones por la Universitat Politècnica de Catalunya, ha sido profesora en la Universitat Politècnica de Catalunya y la Universitat Pompeu Fabra. Compagina su actividad como ingeniera con la música; es autora del sitio web Liederabend, dedicado al mundo de la canción de cámara, e imparte cursos y conferencias sobre canción y ópera. Colabora escribiendo artículos de divulgación y crítica musical en medios digitales como Núvol, Platea Magazine o Mundoclásico e impresos como la Revista Musical Catalana o Ritmo. Es responsable de documentación y comunicación en la Schubertíada Vilabertran.