Junto con tratamientos de medicina convencional, el mindfulness y la meditación han demostrado ser beneficiosos para paliar los efectos de los tratamientos que se hacen los enfermos de cáncer. El Mindfulness yoga y la meditación promueven la paz interna, ayudan cuando se tienen problemas de estrés, dolor, y promueven el positivismo.

El yoga y la meditación alivian el dolor mediante la estimulación de la glándula pituitaria, que segrega endorfinas. También ayudan a mejorar la memoria, promueven la intuición y la creatividad, nos ayudan en la solución de problemas mientras avanzamos en el camino del conocimiento humano. El Mindfulness yoga y la meditación son muy beneficiosos para aquellos que tienen dificultades: ansiedad, insomnio, dolor y enfermedades crónicas. A menudo, durante este proceso, la persona debe manejar altos niveles de angustia y de miedo; aquí el yoga y la meditación promueven una relajación que se produce a partir de una concentración continuada y unas visualizaciones.

Los estiramientos y los ejercicios de respiración de yoga, que hacen que se duerma mejor, reducen la dependencia a los sedantes y ayudan a los enfermos de cáncer a reanudar las actividades de la vida diaria. Actualmente un porcentaje muy elevado de la población padece o ha padecido a lo largo de su vida el cáncer. Entendemos que mejorar la calidad de vida de estas personas contribuye a mejorar la de las personas que están a su alrededor también y contribuye a no cargar más la sanidad pública.

En el informe de Rochester, antes de comenzar el estudio, 8 de cada 10 supervivientes de cáncer presentaban graves problemas de sueño que afectaban sus vidas. La mitad de los pacientes comenzaron a tomar clases de yoga dos veces por semana durante un mes. Al final de la prueba, el 31% de los pacientes que hacían yoga habían dejado de tener insomnio. Esta cifra resultó ser dos veces más alta que la del número de pacientes que no hacían clase pero se recuperaron. La fatiga disminuyó en un 42% de los pacientes que hacían yoga, comparado con el 12% del grupo total. La dependencia a los medicamentos para dormir disminuyó en los pacientes que hacían yoga en un 21%, mientras que en el grupo total, de hecho, aumentó en un 5%.

Esquema dels beneficis de la pràctica. Resultats esperats

IogaMeditacio blog00

IogaMeditacio blog01


LogoLotusBlau