lema 400
logo 650

psico60El espacio de la psicooncóloga

Como podemos ayudar

Es muy importante el soporte emocional a la paciente y a sus familiares, como una unidad de intervención. Ofrecer acompañamiento durante todo el proceso y los diferentes momentos de la enfermedad que van generando necesidades diferentes, crear un espacio de seguridad donde la persona se sienta escuchada, validada y entendida, no juzgada. Es importante normalizar las reacciones emocionales asociadas al proceso de pérdida para favorecer la disminución de la ansiedad ante la incertidumbre y la comprensión de la respuesta emocional a la situación vital estresante.

La fuente y el significado del dolor y el sufrimiento,  varía mucho de una paciente a otra, de un momento a otro, de ahí la importancia de identificar el significado de la vivencia para cada persona en concreto, en cada momento. Debemos tener en cuenta que tanto la actitud de los profesionales como de las personas que estamos acompañando en el proceso de enfermedad, tanto familiares como amigos, puede influir en que la paciente perciba la forma de cuidado como vulneradora o preservadora de su sentido de dignidad.

Como profesionales podemos favorecer la disminución de la percepción de la amenaza, ayudando a hacer una interpretación de la situación que favorezca una perspectiva más positiva, potenciar la percepción de recursos para hacer frente a esa situación y así favorecer el alivio del  sufrimiento. Modular el  impacto emocional, favorecer un estilo de afrontamiento efectivo que favorezca la adaptación a la enfermedad y promueva estrategias activas que favorezcan la resolución de conflictos y la toma de decisiones. La psicoeducación, la información ajustada a las necesidades de la paciente, el entrenamiento en técnicas de desactivación y relajación, aprender a pensar de forma constructiva y realista, la apertura al apoyo familiar y social y la expresión asertiva de las necesidades afectivas y materiales.

Es importante buscar apoyo en las personas queridas, en el entorno familiar y social. Evitar el aislamiento, compartir los sentimientos, tanto los positivos, como el miedo, las preocupaciones, expresar las necesidades para que su entorno sepa cómo ayudarle.

Para muchas personas pertenecer a grupos de apoyo y asociaciones es de mucha ayuda, es un lugar donde se puede intercambiar información, acceder a ayudas (apoyo instrumental y emocional), la realización de actividades gratificantes y generalmente se encuentra un espacio donde compartir los sentimientos en un lugar donde sentirse entendido y comprendido.

Ainhoa Videgain

AngelicaGarcia 250

Angélica García es licenciada en Psicología por la Universidad de Granada, especialista en Psicología Clínica (vía PIR) en Hospital Regional de Málaga, con formación específica en Psicooncología de cáncer de mama por la Unidad de Psicooncología del Instituto Catalán de Oncología (Barcelona). Cursando tercer programa de Doctorado en Psicología de la Salud, por la Universidad de Málaga.

Es Facultativa Especialista en Psicología Clínica del Hospital Universitario Mutua de Terrassa, profesora referente de preparación PIR de la academia APIR y psicooncóloga en el Grup Ágata.