lema 400
logo 650

Me han operado de un cáncer de mama…., y ahora, ¿qué?

Desde que recibimos el diagnóstico de ¨Cáncer¨ hasta que se inicia el tratamiento, transcurre un período de tiempo variable en el que los acontecimientos que se precipitan, los vamos aceptando e interiorizando, pero  vivimos en una especie de nebulosa en la que nos sentimos transportados. Es al tocar de nuevo la realidad  cuando nos hacemos la pregunta “y ahora, ¿qué?”

Es importante superar los momentos difíciles en que hemos sentido miedo y en los que las dudas e inseguridades se han hecho presentes. En este sentido es básico confiar en todo el equipo multidisciplinar (texto en inglés) que nos rodea: oncólogos médicos o radioterapéuticos, psicooncólogos, fisioterapeutas, nutricionistas y equipo de soporte, en este caso Grup Àgata.

Cabe recordar que hoy en día la supervivencia a los 5 años del cáncer de mama se estima sobre un 93 %.

Una vez finalizado el tratamiento es cuando las mujeres suelen valorar la posibilidad de la reconstrucción.

En España se reconstruyen aproximadamente el 25% de las mujeres con mastectomía. Esta cifra nos indica que se trata de una decisión voluntaria, personal y meditada. Con la reconstrucción podremos lograr una simetría física que ya es muy relevante, si bien la sensibilidad nunca podrá recuperase tal como era. En los últimos meses se habla de la posibilidad de devolver la sensibilidad en técnicas como el Diep, aunque en estos momentos es un tema todavía en estudio y en un estadio muy inicial.

La reconstrucción se puede llevar a cabo mediante diversas técnicas. No existe una ideal, sino que cada caso precisa su estudio y su técnica más adecuada. La necesidad de Radioterapia también puede condicionar la elección de la técnica y dado este caso no serían apropiados ni la prótesis ni el expansor.

Para llevar a cabo una reconstrucción, se puede colocar directamente prótesis simple que , desde hace muy poco tiempo, puede rodearse de una Malla Acelular Dérmica (Braxton) para protegerla mejor.

El Expansor tisular, la técnica más usada, consiste en colocar dicho expansor bajo el músculo pectoral e hincharlo a intervalos de unos 15-30 días – en función de la tolerancia de cada paciente- hasta llegar al volumen deseado; finalmente se acaba sustituyendo por una prótesis. El expansor requiere dos tiempos quirúrgicos, mientras que el resto de técnicas se realizan en un solo tiempo.

El colgajo del Latissimus Dorsi, consiste en llevar piel, grasa y músculo de la espalda a la zona mamaria. Se trata de un músculo sin una función específica y no hay trastorno funcional. Si tenemos suficientes tejidos para reconstruir la mama, no se precisa prótesis; en caso contrario, si se requerirá una prótesis.

El colgajo Tram que lleva la piel, grasa y musculo recto anterior del abdomen a la zona mamaria, suele presentar bastantes complicaciones y podemos afirmar que se ha dejado de utilizar.

psico60v
L'ESPAI DE LA
PSICOONCÒLOGA
lifedema60v
QUÈ ÉS
EL LIMFEDEMA
blog60v
BLOG
"ÀGATA EN MARXA"
lex60v
ASSISTÈNCIA
SOCIAL I JURÍDICA
agenda60v
CONSULTA LA
NOSTRA AGENDA